Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Roljutsu [Afiliación élite]
Sáb Abr 09, 2016 8:17 am por Invitado

» Petición a admins
Sáb Mar 26, 2016 5:46 pm por Kyklo

» ¿Alguien activo? + Petición para el staff
Sáb Feb 13, 2016 7:35 pm por Kyklo

» Other World [re-apertura] Inuyasha, Naruto y Saint Seiya (normal)
Dom Jun 28, 2015 1:25 am por Invitado

» Busco nuevo rol
Vie Jun 12, 2015 4:07 am por Kano

» Shikaisen Paradise // Cambio de botones
Dom Mayo 03, 2015 10:08 pm por Invitado

» Reglas del Foro
Dom Abr 19, 2015 9:14 pm por Lian Kebarre M.

» ¿Qué piensas del avatar de arriba?
Miér Ene 21, 2015 12:17 pm por Ein Fuchs

» Holitas! :3
Dom Ene 04, 2015 9:36 pm por Minwoo

Foros Hermanos
Afiliados Elite
Forbidden Citykuroshitsuji RolMusical CampPandora Hearts RolZelda rolCrearInert LoveLeague of LegendsKiefer UniversityHatfield UniversitiyHatfield UniversitiyWings of FreedomLeague of Legends Rol Nova OrbisDrama Queencrear foro4040tales.pngWild LoveKatekyo Hitman Reborn RolLoving Pets!

{— Alexiel.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{— Alexiel.

Mensaje por Alexiel el Miér Feb 27, 2013 8:39 pm

Nombre:
Alexiel, sin más. También lo conocen como "Sky".
Edad:
17 Años.
Rango Sexual:
Suke
Tipo de Pet:
Pet común.
Descripción Física:
Alexiel es un chico que a pesar de proceder de una historia muy turbia, se mantiene impecable, derecho y estético. Es visualmente atractivo, de un rostro joven y desafiante, de mandíbula recia y pómulos proporcionados y levemente aniñados. Siendo todavía un adolescente, es de constitución delgada y de apariencia delicada, su estatura se encuentra por debajo de la media; alrededor de los ciento cincuenta y cinco centímetros, mas no parece importarle que opinen los demás al respecto. Su piel tersa y suave, presenta la tonalidad rosácea que aporta un tinte más saludable y jovial a su aspecto. Y su fragancia, siempre floral, despierta los deseos de sentirlo cerca, siempre y cuando no se realice ninguna acción, que pueda estropear el momento.

Si bien no resalta por su musculatura, es ágil y su cuerpo incluso está levemente delineado por las hostiles rutinas deportivas que los suburbios habían dispuesto para él desde que tenía memoria, a pesar de que muchos de sus enfrentamientos le llevaron a tener algunas cicatrices en las rodillas y espalda. Sus cabellos lacios y cobrizos, ondean al viento como si éste fuese el elemento que dirige su destino, aunque originalmente poseían un color violáceo ceniciento. Lo lleva completamente alborotado, ya que opone a cualquier intento de peinarse. Ojos expresivos, de un color entre el marrón y el verde oliva, de mirada intensa y, si uno se para a mirarlos fijamente, verá reflejado el tristeza en él. A Alexiel se le da bien correr, esquivar, escalar y encaramarse a sitios altos tanto como escurrirse por lugares inaccesibles. Es rápido y hábil a la hora de escabullirse y ocultarse; si no quiere que le encuentren, no le encontrarán. Es por ello que no le gusta la ropa ceñida ni poco práctica, como los trajes formales. Gusta de vestir con cosas cómodas, holgadas y que le permitan moverse.

Imagen del Personaje:
Spoiler:



Descripción de la Personalidad:
Su carácter es bastante pausado, tranquilo, incluso se diría que demasiado pensativo. No obstante "sumiso" no será una palabra que encontrarás en su diccionario, al menos, a primeras. Es fiel defensor de la Libertad, y sus metas no tienen más fin que mantenerse en tales condiciones. Rebelde, sagaz, lógico y muchas veces, en demasía pensante. Ha sido su ser, muchos años preso de la voluntad de otros, motivo que lo llevó a encerrarse tras una coraza de aparente insensibilidad. Nada más falso, puesto que el Joven ha gozado desde niño, de un carácter intrépido y aguerrido. Observador detallista, ha cultivado los últimos años, el don de la palabra bien expresada. La seguridad sobre sí mismo ha crecido, y cree poseer en su expresión hablada, el suficiente ímpetu para convencer a cualquiera, hasta de lo imposible. A su vez, no se deja gobernar por la impulsividad que caracteriza a su raza, y si bien, aún es muy Joven, e inexperto en amplios sentidos existenciales, sabe que su poder de análisis, es algo que juega a su favor.

También serenidad y bondad, puede ser lo que más represente a Alexiel. Es suave, alegre, sincero, sensible y puro de corazón. Tranquilo, no tiene palabras hirientes para nadie. Se comporta siempre con educación ante los desconocidos si es que no le provocan, aunque suele ser algo más informal entre los suyos (Pets). No se altera por nada, y siempre sabe guardar la compostura, aunque ciertamente es fácil de quebrarlo con violencia y hostigamiento. Honor, lealtad. Porta su nombre con orgullo, rasgo muy visible en él. Temible enemigo cuando se enfada de verdad, sólo en ése momento mostrará su faceta agresiva y no tendrá misericordia con nadie ni con nada. Misterioso y pragmático ante todo, ciertamente no hará algo sin motivo y sin obtener beneficio por ello. Es muy terco y posee una enorme determinación.


Gustos:
- Las personas inteligentes y valientes. Son las únicas que pueden ganarse su respeto y admiración.
- Las noches frías y lluviosas.
- La música en general y la flauta en particular son su gran pasión, al igual que el violín.
- La comida y vinos de calidad.
- Los desafíos. Rara vez se negará a romper una regla.
- La libertad, detesta completamente su condición y hará todo lo posible por intentar llevar una vida mejor, aunque a sabiendas que ya está marcado por el resto de su existencia.
- Le agrada mucho la paz y tranquilidad, y sobre todo las buenas intenciones.
- Cree que es capaz de cambiar al más duro corazón si se lo propone.
- Leer, es su pasatiempos favorito.


Disgustos:
- Las jaulas y celdas, les tiene fobia.
- La violencia sin sentido y las injusticias de todo tipo.
- Cualquier acercamiento de carácter sexual o insinuante. No le gusta que lo toquen sin su consentimiento o que se le aproximen demasiado.
- Detesta a las personas perversas, siempre chocarán contra su personalidad (Lo cual puede significar diversión para algunos).
- Los perros.
- La aglomeración de personas, prefiere estar en lugares más solitarios, desiertos si es posible.
- Las mentiras, y la gente cobarde. Alguien débil y frágil de alma no es rival para él.
- Las comidas muy dulces.
- El sadismo y todo lo relacionado a él. (Pero en el fondo...~ )


Habilidades:
Es físicamente rápido y fuerte, aunque alguien mayor que él probablemente lo sea más. Se destaca más por su inteligencia e ingenio, mas que por la fuerza bruta. Tiene varias nociones de cocina, sus platillos son muy deliciosos, y su gran habilidad es tanto para alimentos, como para extraer las propiedades curativas de las plantas medicinales, para preparar infusiones y derivados. Sabe nadar con habilidad, aunque no ha tenido muchas oportunidades de hacerlo. También es bueno tratando y curando heridas de todo tipo, conoce primeros auxilios, si bien no es un gran experto en ése campo.

Quizá su mayor habilidad sea la gran empatía y comprensión de lo que lo rodea, siendo ésta efectiva con casi cualquier persona. Por alguna extraña razón, su sensibilidad le permite captar rápidamente el cómo se siente el contrario, por más que éste intente ocultarlo mintiendo o aparentando indiferencia. Obviamente no funciona todas las veces, pero Alexiel cree que es capaz de escrudiñar con su mirada en el alma del contrario, lo suficiente, como para incluso sentirse afectado y compartir de igual forma el sentimiento.
Por otro lado, un excelente superviviente, sabiendo el arte de seguir un rastro, cómo atacar y dónde a una presa y cómo conseguir lo que se le cruce entre ceja y ceja. También sabe confeccionar prendas no muy complejas.


Debilidades:
Dicho anteriormente, no es muy fuerte físicamente, y resalta más en el campo intelectual que otra cosa. Particularmente, teme fervorosamente a que los sucesos de su pasado, se repitan. Tal hecho condiciona en muchas oportunidades, sus acciones. Es abatido constantemente por pesadillas que perturban su descanso, lo cual le acarrea severas complicaciones en su desempeño diario.

Historia:
El mercader dijo que lo encontraron en Ceres malherido, pero él no lo recordó. También se dijo que del golpe que recibió en el cráneo quizá no recordara nada, y que la herida de la espalda tardaría mucho tiempo en recomponerse. Sin embargo, su belleza singular bien valían el dinero que costarían sus cuidados, y así el patrón lo compró.

A partir de entonces nada mejoró, pobre del imbécil crédulo que creyese que así iba a ser.

Los tenían enjaulados. Niños pequeños, raquíticos y demacrados, todos con alguna clase de característica que los hacía especiales. Alexiel cree recordar ver a un niño con características caninas, pero lo achaca más a las alucinaciones provocadas por la falta de alimento y el frío mortal de las grandes ciudades donde paraban en los meses estivales, aquellos donde la actividad era mayor y más duro se hacía verse rodeada de personas crueles y cínicas que se regodeaban riéndose y escupiéndoles por ser diferentes. ¿Acaso él lo había elegido? ¿Acaso lo merecía? ¿Qué podría haber hecho un recién nacido para granjearse el odio y la repugnancia de tantas personas desconocidas?

En el crepúsculo el circo se abría. Los androides pagaban millones por los mejores espectáculos, aquellos que con el tiempo se habían ido afianzando por la creencia popular de que eran increíbles. Alexiel iba convirtiéndose en uno de ellos, el niño pequeño lo supo cuando lo obligaron a gatear rondando la celda cercada de personas. Olía a fragancias de la depravación y a comida en descomposición, y eso no hacía sino potenciar el asco de los espectadores. En el momento clave de sus numerosos debuts el anfitrión daba la alarma y pedía silencio. Entonces cerraba la entrada de la gran tienda de lona donde colocaban las jaulas y en la ténue luz de un foco, un voluntario androide del público se acercaba al cuerpo semi-desnudo del muchacho y proseguía a desatar en él todos sus sucios y depravados deseos, en frente de todos. Jadeos de sorpresa, risas perversas ocasionales y después del aplauso de nuevo la humillación. Era cierto que Alexiel era un muchacho muy hermoso; su forma de ser, dulce y aniñada, pronto le llevó a perder la virginidad y la inocencia allí mismo a manos de aquél mayor desconocido, y eso bien merecía dinero y más dinero.

Cuando las eminencias volvían a sus quehaceres el patrón se quitaba su careta sonriente y mostraba su verdadero carácter. Azotaba y golpeaba hasta la saciedad a aquellos que no le habían hecho ganar el suficiente dinero para mantener su rostro bien alimentado. En una ocasión fue tal el golpe que propinó a el pequeño en la espalda que los siguientes días desarrolló una tos sangrienta que poco después fue reconocida como tuberculosis. El patrón se encogió de hombros y no movió un dedo para curarlo. Si estaba malherido el espectáculo sería mayor, y los androides no eran conocidos por su condescendencia.

A medida que el pequeño fue haciéndose mayor las actuaciones cambiaron. Lo trasladaron a una celda mayor, que quizá estuviese mejor cuidada al principio, pero conforme mayores fueron los ataques de rebeldía de Alexiel a peor estado pasó. Su vida se deslizó de la pequeña ilusión titilante que mantiene un niño que cree será salvado a la de un adolescente sin brío alguno que no tenía motivos para querer vivir. Se limitaba a quedarse tirado en la celda, esperando a que por las noches el dolor emergiera, y preparándose para recibir otra tanda de golpes en la noche cerrada, cuando los sollozos desolados de los nuevos reclutados iluminaban su duermevela como una mortaja cargada de augurios de muerte y agonía. Ya no creía que hubiese manera de salir de allí, tampoco de ser bien recibido en ningún otro lugar.

¿Cómo era el mundo? ¿Igual que los espectadores o el anfitrión? Si los que pagaban por su humillación lo trataban así, ¿qué le hacía pensar que en otros lugares eso fuese a cambiar? Alexiel era consciente. La vida no era un camino de rosas. No podía pensar que fuera las cosas mejorarían, así que abandonó la esperanza.
Y la sustituyó por la venganza.

Cuando se hizo más "hombre" y llegó a su primer orgasmo, vio su oportunidad como si hubieran pintado un marco con esa palabra incrustada de forma centrípeta. El patrón lo hizo salir y asear. Ordenó que lo embellecieran y peinaron la melena cobriza por primera vez en años. Y a la caída de la noche lo sacaron de la celda.

Sus piernas flacas y raquíticas apenas se sostuvieron, y de los codos lo arrastraron hacia otra celda colindante a la central del circo. Observó el cielo abierto con avidez, se bebió las estrellas y lloró por dentro ante la visión de la luna que desde las alturas lo miraba indiferente. En la tienda comió. Platos humeantes que nunca había visto en la vida y que le provocaron un doloroso malestar en el estómago, contraído por la falta de alimento y deseoso de saborear la carne asada, el pan caliente o el vino frío. El patrón se sentó delante de él y lo miró con asco contenido, entonces le dio la noticia. Habían pagado por beneficiarse de él nuevamente, una suculenta cantidad de dinero, al menos comparándolo con sus ganancias trimestrales. Alexiel no dijo nada, tampoco hizo falta. El temor titiló en sus ojos castaños pero también la determinación, y tan pronto como lo hicieron abandonar la tienda lo llevaron hacia él.

Lo único que pudo ver fue el adornado sable envainado y el colgante del cinto del hombre de cabellos rubios, que una vez lo dejó caer al suelo y se cernió sobre él cometió el error de olvidarse de un arma como aquella. En los minutos siguientes sucedidos de caricias, escalofríos y arcadas contenidas él se encontró asiendo el arma, y después de encajar sus ojos en los de aquél hombre elevó la espada y se la clavó al costado, errando con fría y mortífera determinación.

Y huyó. Huyó como si no hubiera un mañana.

Dejó atrás el circo, el hombre y el anfitrión, las otras criaturas y los androides descorazonados que se divertían riéndose de las desgracias ajenas. Sobrevivió en los suburbios de los Ghettos los días que necesitó para reponerse y poder admirar las maravillas que la vida le había regalado. Aprendió a moverse en las sombras y a rehuir las urbes. Robó, robó y robó. Maldijo en su nombre a todo aquél que era capaz de recordar y se tomó el tiempo que precisó para acometer el que acabaría siendo su cometido a partir de aquella huída: la venganza.

Tras una serie de robos y asesinatos, el joven fue apresado. Nadie sabía muy bien qué hacer con él, lo justo hubiera sido la pena de muerte, pero quizás lo creyeron demasiado joven y hermoso para tal castigo. Finalmente fue puesto en venta como Pet, al ver que no podían dominarlo demasiado como para que fuese un Pet más refinado, de la academia. Intentó escapar, pero la seguridad era demasiado fuerte para él, por lo que acabo resignándose nuevamente en una celda. No obstante ahora había algo diferente en él. Había completado su venganza, y se había prometido así mismo nunca jamás cometer aquellas atrocidades de nuevo, así como también comenzar a olvidar todo lo sucedido, eligiendo así, el progreso a una nueva vida.


Otros:
- Padece de tisis, en ocasiones los ataques de tos son tan fuertes que necesita estar quieto durante horas para sobreponerse. Sabe que no vivirá mucho, pero la visión de su propia sangre sigue causándole un temor irracional.
- Pese a que como ya han comprobado no es virgen, no obstante a teme cualquier clase de acercamiento de ese tipo. Lo relaciona con los rostros que se reían y aprovechaban de él en el circo.
- Pese a que él asegura lo contrario, tiene miedo de matar a alguien de nuevo.


***
Nombre real del personaje: Yuki Sakurai (Giou)
Nombre del Anime, Manga o Video juego al que pertenece: Uragiri wa Boku no Namae wo Shitteiru

“En Amoi hasta la belleza es puramente científica y racional”


Última edición por Alexiel el Jue Feb 28, 2013 4:47 am, editado 1 vez
avatar
Alexiel
Pet
Pet

Mensajes : 5
Kurr : 9
Prestigio : 0
Fecha de inscripción : 27/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {— Alexiel.

Mensaje por Jupiter el Miér Feb 27, 2013 11:43 pm

¡Hola! Le falta algo a la ficha, releé las normas con atención.
avatar
Jupiter
Admin

Mensajes : 105
Kurr : 156
Prestigio : 0
Fecha de inscripción : 18/01/2013

Ver perfil de usuario http://ainokusabiworld.forogratis.biz

Volver arriba Ir abajo

Re: {— Alexiel.

Mensaje por Alexiel el Jue Feb 28, 2013 4:49 am

Editado. Lamento la torpeza (Me despisté por el sueño).
avatar
Alexiel
Pet
Pet

Mensajes : 5
Kurr : 9
Prestigio : 0
Fecha de inscripción : 27/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {— Alexiel.

Mensaje por Jupiter el Jue Feb 28, 2013 5:43 pm

Ahora si, aceptada. ¡Bienvenido!
avatar
Jupiter
Admin

Mensajes : 105
Kurr : 156
Prestigio : 0
Fecha de inscripción : 18/01/2013

Ver perfil de usuario http://ainokusabiworld.forogratis.biz

Volver arriba Ir abajo

Re: {— Alexiel.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.